Taxi se fue a un hoyo dejado por ENACAL sin aviso, con todo y pasajeros: una niña con lesión leve, gracias a Dios

Departamentales

Granada, Nicaragua

Por Augusto Cermeño y cooperación de don Justo Pastor Bermúdez (Cazador de Noticias)

20180208_064117El taxi placa GR 960, Yaris color Rojo, con niños como pasajeros, se fue a un tremendo hoyo dejado, sin más aviso que una cinta angosta que decía en letras negras “precaución”, se fue al precipicio y fue tragado por el hoyo, sin saldo fatal, gracias a Dios, pero dejando al taxista Juan José Pérez, con apariencia pálida y chirizo, y, por qué no decirlo, arrecho con los de ENACAL, por semejante trampa dejada a los automotores y peatones que deambulan por las calles.

El Taxista Juan José Pérez, de más de 60 años, dijo que el circulaba de sur a Norte rayando el día (jueves 8 de febrero 2018), sobre la Avenida Arellano, cuando de pronto, poco antes de llegar a la parada de buses (ruteados) a Managua, circulando a unos 50 kilómetros por hora, se topó con el tremendo hueco, el que se tragó por completo su unidad con todo y el taxista y sus pasajeros, unos pequeños niños que iban para el hospital.

El señor Pérez, dijo que por tal razón, por semejante irresponsabilidad de ENACAL, va demandar para que le paguen daños y perjuicios causados, porque no fue dejado ningún aviso visible, más que la cinta de “Precaución”, que en la madrugadita no es visible.

Un agente de traisto conversa con Juan Jose Perez en el lugar de los hechosDijo que hay huellas de que otros conductores por poco se van al hueco, a la trampa, pero lograron frenar a tiempo, muy cerca de caer al hoyo. En Granada, hay quejas generalizadas de estas irresponsabilidades de ENACAL y le causa mucho horror que personas irresponsables permanezcan en sus cargos, como intocables, a pesar de las barbaridades que cometen con la población.

Muy a menudo cortan el agua, por más de 20 horas, sin previo aviso, para que las familias recojan agua para abastecer a los niños que al día siguiente o después de una noche y parte del día sin agua, tengan agua para bañarse y tomar y largarse a la escuela.

20180208_064719El martes (6 de febrero 2018) se fue el agua desde la tarde y amanecieron los chorros sin lanzar una sola gotita de agua, de modo que no hubo agua no solo para bañar a los niños (as) para ir a la escuela sino que también no había agua para tomar, lo que es una tremenda violación de los derechos humanos.

El delegado de ENACAL, Erving Baca, sigue inmovible en su puesto.

20180208_064214Hay que cambiarlos y poner gente que asuma la responsabilidad para la que le pagan, y muy bien. El señor responsable del proyecto de ampliación de la tubería sanitaria. Un señor al que no se le conoce la cara, también está tranquilo. Este proyecto millonario, pagado por Alemania (banco) y Japón, en el que se incluye el presupuesto para mantener comunicada a la población de todo lo que está ocurriendo, sobre todo los cortes de agua, que deben hacerlo en conjunto con ENACAL y la Alcaldía, que son las instituciones que deben siempre avisar a la población cada vez que se va el agua, o cuando dejan esos tremendos huecos en las calles.

Cinta amarilla invisible en lo oscuro

“No miré la cinta amarilla, no la miré”, dijo repetidamente el nervioso taxista Juan José Pérez, luego de pasar tremendo susto. Dijo que lo más posible es que la tenue luz del amanecer y los vientazos, rompieron la cinta, una cinta de 4 centímetros de ancho, con letras negras.

“No miré la cinta y cuando brequee fue a parar al hoyo. Si tenía el hoyo ahí, ellos tenían que poner un tumulto de tierra adelante, no que una cinta. Yo voy sobre la aguadora, porque ella es la que tiene que responder por esto. Ellos tenían que poner una señal completa, definitiva”, comento el taxista.

Además, dijo que “el hecho de que sea del Estado, vos sabes lo que es el Estado, que de todo se niega, les vale poco, pero aquí hay una irresponsabilidad de ellos mismos. Porque ellos tenían que poner un tumulto de tierra adelante del hoyo para poder uno identificar bien”.

Dijo que es “imposible ver una cintita a 200 ó 100 y yo venía como a cincuenta por hora”. Informó que circulaba con pasajeros, los que “se fueron para el hospital. Una niña salió con un golpe. La muchacha se llama Sofia, el otro Freddy, y Juan Ernesto Avilés”, informó.

Juan Ernesto Avilés Bermúdez, padre de los niños, los identificó como: Andrea Daniela Avilés, Juan Ernesto Avilés y Freddy, informo el progenitor de los menores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.