Cambista se defiende heroicamente de malandrines que intentaron arrebatarle 80 mil córdobas

Sucesos

Granada, Nicaragua

Por Augusto Cermeño

Un ciudadano muestra el impacto de la bala disparada por asaltante de cambista

Un ciudadano muestra el impacto de la bala disparada por asaltante de cambista

El cambista Sergio Iván Orozco Sánchez, de 50 años de edad, fue sorprendido por un par de malandros que se movilizaban en un vehículo y no de ellos sacó pistola ara intimidar a su víctima, a lo que él respondió metiendo la mano izquierda para finalmente recibir un balazo en la misma.

Según testigos de la esquina de los cambistas ubicada frente al Tiangue los Portales, a unas dos cuadras de la Alcaldía Municipal, los asaltantes pretendían arrebatarle un bolsito conteniendo 80 mil córdobas, que el cambista no se dejó robar, aunque resulto con la mano herida.

Cuando ocurrieron los hechos, cayó sobre la ciudad una llovizna acompañada de un fuerte viento que provenía del sector este, del lago Cocibolca, por lo que el bolsista buscó protegerse de la lluvia bajo el bajarete, momento que aprovechó el par de malandrines para intentar cometer su fechoría.

Los maleantes estaban a bordo de un carro blanco, en el que se dieron a la fuga luego de que sus intenciones delincuenciales fueran frustradas por el mismo cambista. El intentar conocer la versión de los muchachos cambia dólares, encontrándonos con un poco de miedo de dar muchos detalles, pero no faltó quien diera información sobre el suceso.

 

Según declaraciones del cambista asaltado, uno de los pistoleros le dijo que le cambiara 100 dólares y cuando se acercó a agarrar el billete el sujeto intentó arrebatarle el bolsito, y al forcejear recibió un balazo que le atravesó la mano.

El lesionado fue trasladado al hospital Amistad Japón Nicaragua, en Granada. En tanto, autoridades policiales de la Gran Sultana investigan la identidad y paradero del par de delincuentes.

Los bolsistas lamentan la ausencia policial en la zona, lo que los deja a merced de los delincuentes que rondan a estos trabajadores informales que se dedican a buscar el pan de cada día realizando operaciones de cambio en la vía pública.

En la pared de la esquina paralela a Los Portales, logramos ver el hueco donde se alojó el balazo, luego de atravesar la mano del cambista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.