Surgen nuevas víctimas de “Furia y toro”

Monitoreo

Sucesos

DSC_5421-750x500Doña Leyla Téllez, tía del fallecido Carlos Manuel Téllez Luna, no termina de concebir por qué al reo Herlio José Jarquín Cortés, alias “Furia y Toro”, el Ministerio Público lo acusa primeramente en los tribunales de Managua, de los delitos de quebrantamiento de condena y portación ilegal de arma de fuego, cuando ella tiene aproximadamente cinco años de estar esperando justicia por la muerte de su sobrino.

Comentó que visitó la delegación del Ministerio Público en Carazo y que la delegada de esa institución, Patricia Izquierdo, a través del recepcionista le mandó a decir que estaba consciente de su caso y que le iban a dar una respuesta en aproximadamente ocho días.

Lea además: “Furia y Toro” narra su escape del 2014 en cárcel preventiva de Jinotepe

“Si en ocho días no han hecho nada, yo me voy a ir a los Derechos Humanos y me voy a ir al Ministerio Público de Managua, porque yo no sé qué hacer”, se lamentó Téllez.

Adujo que ella estaba esperando que le notificaran para la realización de audiencia o juicio y que se quedó burlada.

“Ellos quedaron en notificar y estoy segura que ella (Patricia Izquierdo) ni siquiera se acordaba. El martes me voy a ir a plantar ahí y no me voy a mover hasta que me reciba”.

 

¿A quién protegen?

Téllez cree que el Ministerio Público no quiere meter a juicio su caso, porque la Policía hizo una mala investigación y porque encubre a un exjefe policial.

Añadió que a ella y a su familia se les ha causado un daño psicológico y que no descansarán hasta que enjuicien a Herlio, quien fue la persona que vendió el teléfono de su sobrino a un policía y un arma a un civil.

Carlos Manuel Téllez Luna era estudiante de Mecánica Automotriz, pero en octubre de 2012, cuando regresaba de hacerle visita a su novia, por el beneficio Santa Rosa en Santa Teresa de donde era originario, fue interceptado por tres sujetos que le propinaron una golpiza y un disparo en el tórax.

Además: Asesinato, el origen de “Furia y Toro”

Luego, las investigaciones apuntan la participación de Herlio Jarquín. Por este caso no hubo detenidos.

Sin brazo y  sin justicia

Don Arsenio Molina, el 1 de enero perdió su brazo izquierdo de un machetazo y asegura que Herlio Jarquín se lo propinó. Él puso la denuncia en su momento en la Policía de Diriamba y cuando se dio cuenta de la captura del prófugo, creyó también que lo iban a llamar a los juzgados, pero sigue esperando. “La vez pasada fui al Ministerio Público y me dijeron que me iban a notificar, pero no me han mandado nada”, expresó Molina.

Añadió que necesita saber qué va a pasar con su caso, porque él no quiere que quede impune y que el viernes asistirá al Ministerio Público para que le brinden algún tipo de información. Molina, de 42 años, es originario de la comunidad de Sontole, Diriamba, y aún recuerda cómo Jarquín, quien quiso entrar en su vivienda, después de una larga persecución, le cortó la mano en un potrero con un filoso machete.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.