Ocho de cada 10 jóvenes se niegan a usar condón

Monitoreo

Nacional (END)

16091fe39b20f4df5f20b446ce72e737Managua, Nicaragua  |   19 Abril 2017  |   12:25 a.m.  Solamente dos de cada diez hombres aceptarían usar condón si su pareja se lo pidiera, afirma un estudio de Plan Internacional realizado con adolescentes de 15 a 19 años de edad de diferentes zonas del país.

En la investigación se destaca la dificultad de las adolescentes para negociar el uso del condón. Un 92% de las entrevistadas aseguró que le pueden pedir a su pareja o a su novio que use preservativo, sin embargo solamente el 22% de ellos en realidad lo haría.

Las cifras se desprenden del estudio “Contar lo invisible” presentado en la Universidad Centroamericana (UCA) en el mes de febrero, cuya muestra fue de 119 adolescentes de Managua, San Rafael del Sur, Boaco y Sinsin (Caribe Norte).

“El no uso del condón tiene que ver con una cuestión de formación, que está cargado de muchos mitos ligados a los valores de hombría”, comenta Lorna Norori, del Movimiento contra el Abuso Sexual (MCAS).

Norori, especialista en temas de sexualidad en adolescentes, detalla que el condón está ligado a la posesión tanto de la genitalidad de las mujeres como de sus cuerpos en cuanto a “si esta mujer es solo mía, no tengo porqué usar condón”.

“No hay un proceso de negociación horizontal equipotente entre adolescentes”, comenta por su parte María Teresa Blandón, directora del programa feminista La Corriente. Agrega también que hay una relación directa entre la imposibilidad de negociar el preservativo y la desinformación sobre cómo prevenir embarazos o enfermedades de transmisión sexual.

Embarazos adolescentes

Las relaciones sexuales sin protección entre los adolescentes son un tema especialmente sensible en Nicaragua, el país con las tasas más altas de adolescentes embarazadas en la región. De hecho, de cada cuatro nacimientos registrados en el país, uno proviene de una madre adolescente.

Según la investigación, casi la mitad de las niñas afirmaron estar de acuerdo en que tuvieron acceso a anticonceptivos (44%), y una proporción ligeramente más baja estuvo en desacuerdo (41%).

En este aspecto también están relacionados los anticonceptivos femeninos, y “esos son más complicados porque implica tener la capacidad de ir a un centro de salud a solicitarlos, o si se compran en alguna farmacia, hay un montón de chavalas que no saben cómo se administran”, destaca Blandón.

Hablar sobre sexualidad

“Contar lo invisible” también destaca la importancia de la educación sexual en la escuela y los hogares. Algunas adolescentes mencionaron que la educación podría ser más efectiva y con mayor énfasis en el uso correcto de los anticonceptivos.

Por otro lado, es vital la comunicación con la familia sobre estos temas. 94% de las adolescentes encuestadas desearían que sus madres o cuidadoras compartieran más información y hablen sobre sexo y relaciones, mientras que 69% de las mismas desearían hablar con sus padres o cuidadores sobre el tema.

Norori afirma que desde el MCAS han descubierto que la mayoría de adolescentes no obtienen ninguna información sobre sexualidad en sus casas.  Ella agrega que  los adolescentes “conocen información a través de internet, de la televisión, de medios de comunicación o la escuela”.

En el estudio de Plan, un 10% de las adolescentes dijo que no tenía nadie con quien hablar, y los desafíos que reportaron con más frecuencia fueron el abuso sexual y la violencia en el hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.