Jorge Eduardo Arellano impartió conferencia sobre relectura básica de la poesía de Rubén Darío que se convirtió en un conversatorio en el que se evacuaron inquietudes y dudas sobre el gran poeta nicaragüense

 


Granada, Nicaragua
Por: Augusto Cermeño
 
Jorge Eduardo Arellano, poeta, historiador y escritor granadinoEl escritor, poeta, historiador y doctor Jorge Eduardo Arellano (JEA) impartió la noche del 9 de febrero 2012, una magistral conferencia sobre Rubén Darío: Relectura básica de su poesía. El evento cultural se transformó en un ameno conversatorio del magnífico escritor e historiador granadino.
 
Jorge Eduardo sacó de dudas a los que preguntaron sobre algunos detalles biográficos del poeta, señalando los que han sido inventados o sacados de la imaginación de algunos poetas.
 
Jorge Eduardo desecho como algo falso, “un invento de los leoneses”, esa anécdota del traje muy bonito de diplomático que sale vistiendo Darío en algunas biografías.
 
Se ha dicho que ese traje le fue prestado a Darío por un diplomático colombiano y el poeta Arellano aseguró que es “un invento de los leoneses”. Jorge Eduardo considera que los leoneses nunca le dieron su verdadero lugar y dimensión a Daría, a pesar de que se consideró al ilustre poeta como leonés nacido en Metapa.
 
Jorge Eduardo, considera que Darío es más apreciado que los leoneses, porque hasta se le ha dedicado un monumento, ubicado en el parque Central Colón, y en León no hay nada parecido en honor a Darío.
 
Incluso destacó Arellano, que hasta al músico leonés José de la Cruz Mena cuenta con un monumento en su honor, como lo es el Kiosko de la Música, ubicado en el mismo Parque Colón. En León no hay monumento al insigne músico.
 
Rubén Darío “llegó a abarcar la cultura occidental como totalidad”
 
Hablando sobre la universalidad de la poesía dariana, el escritor e historiador Jorge Eduardo Arellano (JEA) valora que la obra de Rubén Darío “llegó a abarcar la cultura occidental como totalidad”.
 
Jorge Eduardo que Darío “se sintió tanto americano como europeo. Llegó a afirmar una cosa que nos hace superiores a los europeos. En cuanto a Ilustración, es que sabemos lo de ellos, más lo nuestro, es que somos superiores, porque ellos no saben lo nuestro ni quieren saber”.
 
“Los casticistas”
 
Jorge Eduardo hace referencia a Octavio Paz, en el sentido de que los españoles provincianos, llamados “los casticistas”, “que odiaban a Francia, por motivos políticos, porque los franceses habían invadido España y habían puesto a José I, el hermano de Napoleón. Y hay una tradición intelectual española anti galicista, enemigo de Francia…”.
 
Explica que Darío viene predicando la letra francesa moderna y los españoles lo odian “porque es pro francés, lo odian, lo critican de afrancesado”.
 
“Los casticistas, no comprendieron que la función del modernismo consistió en recordarle a España la pérdida de su universalidad. Los franceses modernos predicaban la universalidad. España no era universal, estaba metió en un muro decadente”, expresó JEA.
 
Por otro lado, JEA indica que “los críticos americanos parecían ignorar que nuestro continente es una creación de Europa, en sentido natural. Todos decían: es europeísta, no es americano, no se le ve la fuerza telúrica de América. Y, fue la equivocación que tuvieron los vanguardistas nicaragüenses, cuando lo acatan -a Darío- en los años 30”.
 
“Dicen: Darío es un cenzontle que hizo su nido en la barba de Víctor Hugo. Es decir, un pájaro, un zanate, por no decir cenzontle… Esa es una frase que viene de Haine. La estan invitando los vanguardistas de aquí…”, expresa JEA.
 
Agrega que el razonamiento de los vanguardistas es: “Los temas nicaragüenses, no se ven. En Shakespeare se ve toda Inglaterra. En Cervantes se ve toda la Historia de España. En Francia es Víctor Hugo y se ve toda la Historia de Francia. En Rubén Darío no se ve Nicaragua. Querían que se hablara de Tepetate, de Chiquilistagua…”.
 
JEA valora que en la obra de Darío “no era Nicaragua, la que estaba, estaba toda América Latina. No hay un país que no tenga poemas de Darío. Casi no hay. En España hubo una corriente anti modernista feroz, de la generación vieja que no aceptaba. No entendían, no comprendían. Lo de Darío era demasiado fuerte, demasiado de avanzada”.
 
“Decía Karin, Leopoldo Alas Karin, un gran novelista: Este es un versificador sin jugo propio, como hay cientos. Además escribe sin respeto a la Gramática y de la lógica y nunca dice nada…”, expresa JEA.
 
Jorge Eduardo reconoció que su conferencia se deslizó sobre el método socrático de la Mayéutica
 
Resultó interesante la forma en que un brillante estudioso de Darío se va deslizando, poco a poco, sobre el antiguo método socrático de la Mayéutica, en el que la conferencia la hacen el expositor y el público.
 
El resultado fue bastante bueno y saludable, muy constructivo, de modo que el poeta, historiador, escritor y doctor Jorge Eduardo Arellano (JEA), tuvo la oportunidad de mostrar a todos todo lo que sabe sobre nuestro bardo.
 
Jorge Eduardo reconoció el aporte del público a la conferencia y el maestro de la investigación literaria dijo a todos algunas verdades y dejó al descubierto algunos mitos daríamos, como el caso del uniforme diplomático de Darío que se dice se lo prestó un diplomático colombiano. JEA dijo a quien suscribe estas líneas que “eso es falso”.
 
El erotismo trascendente
 
Jorge Eduardo habló del erotismo trascendente, que “parte de la premisa que dice, que escribió él en un Ensayo de 1894, en Buenos Aires, teórico, dice, entre otras cosas: El eterno misterio femenino, que con la omnipotencia de sus manifestaciones domina el ser humano”.
 
Agrega: Carne, celeste carne de la mujer. Para JEA “es el poema e Darío más dulcificador y sacralizador de su erotismo. Hasta el punto de concebir el Sagrado Semen. Nadie hasta entonces ha calificado de sagrado al semen”.
 
“Y dice: Gloria, o potente quien las sombras temen, que las más blancas tórtolas te inmolen. Pues en ti la floresta está en el polen y el pensamiento en el sagrado semen”, dijo JEA al leer parte del poema erótico de Darío.
 
JEA se refirió a la concepción dariana del útero eterno, que dice: Gloria, oh! Sublime que eres la existencia, porque hay futuros en el útero eterno; tu boca sabe al fruto del árbol de la ciencia y al torcer tus cabellos apagaste el infierno.
 
JEA considera que “en el erotismo de Rubén, la mujer es sinónimo de infinito, y el sexo una vía en la búsqueda de una respuesta al misterio de la vida. Como lo plantea en El País de las alegorías”.
 
Pues la rosa sexual al entreabrirse conmueve todo lo que existe con su efluvio carnal y con su enigma espiritual. Agrega el estudioso que Darío, en “su vocación de ginecófago, fíjense bien, no antropófago, ginecófago, lo conduce en el tercer poema de Los Cisnes: Por un momento, oh cisne, juntaré mis anhelos. Uno de los más logrados y compactos sonetos de Darío, al escribir con elegancia y lirismo, en los versos siete u ocho: Sorberé entre dos labios lo que el pudor me veda, y dejaré mordidos escrúpulos y senos”.
 
Valora el doctor Arellano que “eso en una sociedad atrasada, retrógrada, como la española, era un escándalo, etc., etc., etc.”.
 
Darío viudo a los 25 años: la primera esposa, Rafaela Contreras, muere a los 23 años
 
Registrando la vida íntima de Darío, acosado por un auditorio preguntón, JEA, hizo referencia a la viudez del poeta, a la edad de 25 años, cuando muere su primera esposa: Rafaela Contreras.
 
Habló de aspectos anecdóticos de Darío, como cuando vivía en Paris, donde estableció una regla para sus invitados a comer, en su casa. “Decía nueve como máximo y tres como mínimo. Para que funcione un convivio, tienen que ir con el anfitrión 9, las 9 musas: 8 invitados y el anfitrión”.
 
“Y mínimo, tres, porque si son dos es un diálogo, no es un convivio. En la lista -de invitados- incluyó a Froilán Turcios, un poeta hondureño, modernista, muy importante. Le dice: Cuidado me fallas, cuidado me faltas. Pero él no fue, prefirió quedarse con una muchacha que lo había recibido antes, en Paris. Se escuchó el ring, ring del teléfono y él estaba encantado con la parisiense. Al día siguiente, otra vez con el teléfono. Lo llama Darío, eso lo cuenta él en su memoria y le dice: Te dije que tenías que llegar. Le explicó lo de la parisiense.
 
Entonces le contestó él ­–Darío- en verso, un poema, por teléfono: Es la única razón que te acepto. Yo también, a la hora de mi muerte, quisiera hundir mi testa cósmica entre las piernas de una muchacha de 15 años. Esto es exagerado, no es que él…”.
 
Rafaela Contreras y la anécdota multimillonario neoyorquino que admiró y protegió a Rubén Darío
 
Ruben DarioJEA sigue sumergido en las profundidades de la vida íntima de Darío, habla de la primera esposa, Rafaela Contreras, cuyo padre “era un político extraordinario y era un orador feroz, fustigador de todos los gobiernos. Lo expulsaron de todos los gobiernos de todo Centroamérica.
 
La primera esposa de Rubén Darío, nacida en San José Costa Rica, de padres salvadoreños,
 
A la muerte de Alvaro Contreras, padre de Rafael, el discurso fúnebre de despedida, lo dice Daría a la edad de 15 años, según el doctor Arellano. Todavía no se ha casado con la hija de Contreras.
 
JEA se refiere al doctor Rafael Zaldívar (1834-1903), Presidente de El Salvador (1876-1884 y 1884-1885), quien “tenía sus cosas terribles, como Zelaya. Alvaro Contreras lo criticó, por lo que Zaldívar lo echo preso. “Como era un gran orador, Zaldívar ordenó: Que lo obliguen a decir discurso sin parar durante tres meses. Si se interrumpía, lo jincaban con una bayoneta. Ese fue el castigo, hasta que desapareció la voz. Ese fue el caso de Alvaro Contreras, el primer suegro de Rubén.
 
Jorge Eduardo habló de las esposas de Darío: Rafael Contreras, Rosario Murillo y Francisca Sánchez. Según JEA “Rafaela Contreras fue el ideal del poeta, porque era escritora, era maestra, era intelectual. En Rosario Murillo, que era una mujer muy atractiva y cantaba, además, encontró la pasión amorosa. En la otra -Francisca Sánchez- encontró el hogar, era una amiga que le ayudó en muchas cosas”.
 
“Sin embargo, el hombre no fue feliz, no encontró la felicidad, nunca, pero si encontró realización plena en el arte. Eso lo dice en el Primer Canto de Cantos de Vida y Esperanza: Si Hubo áspera hiel en mi existencia, melificó toda la acritud, el arte. Fue para él la gloria, el alba de oro, pero en la vida privada, no, fue una vida muy terrible, muy angustiosa, aunque tuvo momentos tremendos, momentos de gloria, cosas extraordinarias…”, expresa JEA.
 
Da como ejemplo: “Cuando él ya está en Nueva York, con una pulmonía doble y se recupera, lo protege el más grande millonario de los Estados Unidos, Archer M Huntington. Salomón de la Selva, que era su secretario, acompaña a Huntington a su hotel, donde esta hospedado. Ve a Huntington, que se le arrodilla, él esta sentado en la cama. Huntington, el millonario, se le arrodilla y le besa la mano al poeta. Huntington era un hombre culto, que funda la literatura española en Estados Unidos y sabe el valor de Darío. Un multimillonario que se inclina a rendirle pleitesía a un gran poeta. Algo que no se ha visto normalmente”.
 
Jorge Eduardo no se imagina a un Pellas arrodillado y besando la mano de un poeta.
 
Leyenda del Matrimonio forzado
 
El Historiador Jorge Eduardo Arellano, habló de la leyenda del Matrimonio Forzado, concluyendo que “es válida, fue forzado, pero él la quería. Es una cosa muy conflictiva. En su autobiografía, dice: Yo le entregue a don Federico Gamboa, le conté lo que pasó y las causas. Fue una página de violencia y engaño. Eso dice”.
 
Identifica a don Federico Gamboa, como “un gran escritor mexicano, un gran diplomático, una gran figura, ochenta tomos es su obra. Era embajador en Buenos Aires cuando él llegó de Cónsul. Y ahí, en ese momento le dijo. Muy temprano, en 1893 se casó y en el 93 dio la confidencia.
 
Pasaron los años. Escribe en sus memorias don Federico Gamboa, le escribe a Darío, le dice: Mire, estoy escribiendo mis memorias, ¿Puedo reproducir la versión que usted me dio, de su tragedia personal? Darío le contestó en una carta, que esta en el libro de Jaime. No la incluí como carta especial…, pero la incluí en la nota. Entonces, Darío le dice: Me autoriza usted, reproducir lo que usted me dijo. Darío le dice: No, mejor no, porque en esta época no van a comprender las razones que yo le di a usted, por las cuales yo consideré eso una página de violencia y engaño. Parece ser, por mil fundamentos, que no la encontró virgen. La encontró poluta”.
 
Agrega el poeta Arellano: “Parece ser que la mamá la entregó a un prohombre conservador de Granada. Y ese prohombre conservador de Granada, antes o cuando Darío se estaba queriendo enamorar de ella, le dijo: Jovencito, hágale un poema a esa niña. Un poema para que se lo diera el viejo. En Abrojos, donde cuenta sus tristezas, dice: El viejo que se robo…ah!, ahí esta la cosa. Pero eso es anecdótico, biográfico, no es de la obra, de su herencia”.
 
Melancolía
 
Jorge Eduardo Arellano nos habla del poema Melancolía, como una producción propia de lo meta poético, del arte en los poemas de Darío. En este poema, Darío “habla de la poesía y el mismo y de poetizar, crear…: Hermano, tú que tienes la luz, dime la mía. Era un pintor suicida colombiano, amigo de él, que había conocido en Francia”.
 
Soy como un ciego, voy sin rumbo y ando a tientas, voy bajo tempestades y tormentas, ciego de ensueño y loco de armonía. Ese animal, soñar. La poesía es la camisa férrea de mil puntas cruentas que lleva solo el alma; las espinas sangrientas dejan caer las gotas de mi melancolía. Y así voy, ciego y loco, por este punto amargo. A veces me parece que el camino es muy largo y a veces que es muy corto. Y en este titubeo de aliento y armonía, cargo lleno de penas lo que apenas soporto. No oyes caer las gotas de mi melancolía.
 
JEA relaciona a Darío con la histórica adversidad entre granadinos y leoneses
 
Jorge Eduardo Arellano, relacionó en su conferencia sobre la poesía de Rubén Darío, la histórica adversidad entre leoneses y granadinos, de hace 100 años, cuando los niños repetían el estribillo que decía: En León, en cada casa un ladrón, en Granada en cada casa una manada.
 
JEA expresa que una señora en Matagalpa, que estaba segura “que Rubén Darío no nació en Matagalpa, en Metapa, nació en León”. JEA le preguntó a la dama en qué basa su aseveración y le respondió que se lo dijo su abuela.
 
“Todo lo que dicen los abuelos tiene que ser cierto, no. Entonces le dije yo: nació en Metapa, pero era leonés. Porque nació en Metapa por accidente. En León se bautizó, el primero de marzo estaba siendo bautizado. Se formó en León y asimiló todo lo de León.
 
Los diputados designan el Instituto en Granada y Darío no puede estudiar en Granada, porque si se va a estudiar a Granada, lo matan en León. Entonces el aspira a otra cosa más. Sin embargo conoció a algunos granadinos importantes, como Anselmo H. Rivas, Manuel Coronel Matus, aunque don Enrique Guzmán lo atacó demasiado y él también, le dijo barbaridades. Y bien merecidas.
 
Indica el escritor granadino que cuando Darío “vino triunfalmente a Nicaragua: Noviembre, Diciembre, Enero, Febrero, Marzo, Abril del 7 y del 8, fue algo formidable, profeta en su tierra. En Granada, lo atacaron con un libro, hicieron un libro contra él. Cuando ya, en el 10, esta en su plenitud absoluta, un amigo de Darío, uno de los tantos amigos de Darío, granadino, tuvo unos cuantos amigos granadinos, Ubago.
 
Don Enrique Guzmán esta muriéndose en 1910, muere en el 11. Sería bueno que usted escribiera algo antes de morir, no le contestó. Eso lo trabajó en un libro don Pedro Joaquín Cuadra Chamorro: Rubén Darío en Granada, de más de 100 páginas y explica todo eso.
 
Ha habido unos críticos granadinos, de Darío, muy buenos, como Alejandro Darío Huete: Rubén Darío y su prosa. Entonces, hay más estudiosos granadinos que leoneses. El primer monumento que se le hace a Darío en 1966, un poquito antes del centenario, es el que esta en parque Colón -un obelisco- unos cisnes que está ahí. En León no hay monumento.
 
José Jirón, leonesista, cuando se hizo ese monumento, que lo hizo Pedro Vargas Mena, dice: Un monumento a Darío en Granada y León ¿cuándo? Nadie le hizo caso.
 
Además, el monumento a Mena, que se hizo en 1930. Y en León no hay monumento a Mena, pero lo hay en Granada. Darío estuvo hospedado dos veces en el Hotel de Los Leones. En el archivo de Granada, que lo reconstruimos en un año, con tres visitas semanales (lunes, miércoles y viernes). Apareció una hoja del Hotel de Los Leones, impresa, de los huéspedes de tal día a tal día y ahí aparecía Rubén Darío. A mano, decía: Profesión, lirico. Ahí estaba documentado los días exactos que pasó la segunda vez, tres veces pasó por Granada, antes de irse a Chile”, concluye Jorge Eduardo.
 
El apocalíptico poema “Agencia de Noticias”  
 
Jorge Eduardo comento el poema de Darío “Agencia de noticias”, que considera “medio apocalíptico”. El poema, según Arellano, “es una enumeración caótica de los elementos de la realidad para crear una nueva. Es un empeño experimental y coloquial. Y comienza ¿qué hay de nuevo?
 
En Chile tembló la tierra, y esta temblando la tierra ahorita. En Chile tembló la tierra, se movió el eje de la tierra. En Japón como en Haití tiembla la tierra. Ahorita se esta incubando la guerra mundial. Hay un satélite de los israelíes, en Irán y acaban de matar a uno de los que manejan la cuestión electrónica de la bomba atómica iraní. Y el loco de Chávez tiene los misiles apuntando a Panamá. Ya salieron dos submarinos de Italia, con sus nombres y ya Estados Unidos tiene otros submarinos en el Caribe. Puede desencadenarse cualquier cosa.
 
Los reyes han terror profundo, huele a podrido en todo el mundo. Desembarcó el Marqués de Zade, procedente de Sebodin, cambia de curso el Golfo Sprint, Paris se flagela a placer, un cometa va aparecer –que es el cometa Halley, que todo el mundo le tenía terror- se cumplen ya las profecías del viejo monje Malaquías; en la iglesia, un diablo se esconde. Ha parido una monja –lo dice él, lo vio en un periódico– Barcelona ya no esta bona, sino cuando la bolsa zona. China se corta la coleta; Un millonario judío escribe poemas. Imagínense a Alfredo Pellas, escribiendo poemas. Ya no tiene eunucos el papa. Se organizará por un bil, la prostitución infantil. La fe blanca se desvirtúa y todo negro continúa. En alguna parte esta listo, el Palacio del anticristo. Se cambian comunicaciones entre lesbianas y gitones (homosexuales), se anuncia que viene el judío errante. Hay algo más Dios mío.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.