VIDA Y MILAGROS DE SOR MARIA ROMERO MENESES

 


Granada, Nicaragua
Por: Augusto Cermeño
Sor Maria Romero MenesesSor María Romero Meneses, quien fue declarada Beata por el Papa Juan Pablo II, el 14 de abril del 2002, nació en Granada, Nicaragua, el 13 de enero de 1902 y murió en Las Peñitas, (Departamento de León), el 7 de julio de 1977. Fue sepultada en San José, Costa Rica.
Fue en 1931, cuando se dio el terremoto de Managua, que la mandron a Costa Rica, donde vivió el resto de su vida, pero jamás renunció a su nacionalidad nicaragüense, según relato de doña Ruth Cuadra de Fuentes.
A finales del año 1999 fue declarada como uno de los más célebres personajes granadinos del Siglo y Milenio.
“Humilde religiosa de las Hijas de María Auxiliadora o Salesianas de Don Bosco, fundó sorprendentes obras sociales en Costa Rica, su segunda patria. Su fama surcó las fronteras de Centroamérica, Estados Unidos y América del Sur. Y, era fama de santidad”, reza en la contraportada de un libro escrito sobre su obra por María Domenica Grassiano, del Instituto Hijas de María Auxiliadora.
En entrevista realizada en abril 2002 a Sor Mercedes Mondragón, ex alumna de Sor María Romero Meneses, dijo que “era una mujer normal, nada extraordinaria”. La conoció en sus tiempos de formación en el colegio María Auxiliadora, donde Sor María fue su maestra de música y canto.
Sor Mercedes nos mostró una serie de documentos, cuidadosamente elaborados, en los que se dan detalles cronológicos de la vida de la Santa. Sor María fue la alumna número 16 en la historia del colegio María Auxiliadora, fundado en 1913. Precisamente en el año lectivo 1913-1914.
Sor María nació a las 3:30 de la tarde del 13 de enero de 1902, siendo Presidente de Nicaragua el General José María Zelaya y el Papa, en Roma, era León XIII. El alcalde de Granda era don José Angel Mora, quien firma el acta de nacimiento de sor María, como hija legítima de don Félix Romero Arana y doña Ana Meneses Blandón.
La copia del certificado de nacimiento, de vieja data, es guardado con mucho celo por las monjitas salesianas de esta ciudad. Para ubicar la partida de Sor María se debe buscar el folio 344, tomo 0015, partida número 789. Fue inscrita en el Registro de las Personas de la Municipalidad por su tío, don Manuel Romero Arana.
La Fe de Bautismo de Sor María es la número 14, folio 376, del 20 de enero de 1902. Fue su madrina doña Concepción Meneses y fue bautizada por el Presbítero Vìctor M. Pérez, en la iglesia La Merced. La estatua del sacerdote que la bautizó está en el patio interior de la Iglesia La Merced.
Al cumplir un año pasa a vivir con la abuelita
 
Propiamente el 13 de enero de 1903, Sor María Romero pasa a vivir con su abuelita, Pastora Arana, al cumplir un año de nacida en su casa natal, ubicada frente a la esquina donde estuvo el BANIC en Xalteva. Fue confirmada por Monseñor Simeón Pereyra Castellón, segundo Obispo en la historia religiosa de Granada, el 23 de julio de 1904. Sor Mercedes nos aclara que “antes las confirmaciones se hacían a temprana edad”.
El 15 de mayo de 1906 inicia con sus primarios y el 8 de diciembre de 1909, cuando esta ciudad cumplía 385 años de fundada, según la fecha estimada por los historiadores sobre la fundación de la Gran Sultana por el capitán español Francisco Hernández de Córdobas, Sor María recibe la Primera Comunión, en la iglesia de La Merced con 200 niños.
El padre de la monjita, un hombre muy rico, invitó a todos los niños a desayunar en su casa. El 11 de noviembre de 1911 muere la abuelita de Sor María, regresando a casa de sus padres, frente a la iglesia de La Merced.
La niña, entonces recibió clases de pintura y dibujo con la señorita Chepita González y clases de violín con don Anselmo Rivas. El 4 de mayo, de 1913, llega a El Salvador, de Italia, Sor Dina Musso, Sor Conchita Varsacci y Sor María Rebuffo, para fundar el colegio María Auxiliadora de Granada.
Sor María a los 18 años se va al noviciado en El Salvador, siendo su confesor el padre Emilio Bottarin. El 15 de mayo de 1914, es atacada por una fiebre reumática que la puso al borde de la muerte. Adela Santos es su compañera inseparable. “Por una gracia sobre natural de la Virgen fue sanada”, según cronología mostrada por Sor Mercedes Mondragón. Para entonces Sor María estaba en cuarto grado y resultó aplazada, debido a la enfermedad.
El 15 de mayo de 1915, entra a quinto grado y sale con notas brillantísimas. El primero de abril de 1919, sor Francisca Lang, directora fundadora del colegio María Auxiliadora, le regalo a la joven Marìa Romero Meneses el libro de Tomas Kemp, “La imitación de Cristo”.
El 10 de abril del mismo año, la Inspector Provincial María Julia Gilardi durante la visita que hizo a Granada del 22 de marzo al 10 de abril, acepta a Sor María como aspirante. El 18 de marzo de 1920, se marcha a El Salvador. Sor María va junto a la también postulante Bertha Medal. Las acompañan Sor Francisca Lang y Sor Baratelli.
Imposición de Mantelina, Medalla Postulante y Novicia
 
El 19 de marzo de 1920, Sor Zavatta le impone la mantellina y la nombran maestra de música en el aspirantado. El 24 de mayo le imponen medalla postulante y el 6 de enero de 1921, día de la Epifanía, Sor María pasa a ser novicia. El 6 de enero de 1923, el padre inspector, José Reynieri, recibe confesión religiosa de Sor María, igual que
Sor Mercedes Vargas.
El 13 de marzo de 1923, Sor María pasa a Honduras, acompañada de Madre Décima Rocco y Sor Bernardini. El 6 de abril, Sor María y M. Décima siguen a Granada. El 4 de febrero de 1924 se inicia año escolar en el María Auxiliadora y Sor María es nombrada maestra de canto y piano.
Votos perpetuos
 
El 26 de mayo de 1924, además de maestra de música del Colegio y la Profesional, Sor María es asistente del Oratorio. El 6 de enero de 1929, sor María hace sus Votos Perpetuos.
SUS OBRAS ERAN PARA LOS MAS NECESITADOS
Sor Mercedes Mondragón nos dice que hasta 1931 Sor María estuvo en Nicaragua y “pasa a San José de Costa Rica en 1932, nombrada maestra asistente de las novicias…”
Bernardini (Inspectora), pasa formar entre las oratorianas un grupo de catequistas que puedan evangelizar en los barrios pobres.
Para el 25 de diciembre de 1938 comienza la misión externa de Sor María, cubriendo todo Costa Rica. “Dio de comer al hambriento, visitó al desnudo y le dio techo a los sin techos”, revela Mondragón. La Santa granadina también llevó salud a los enfermos, organizando dispensarios médicos para los pobres.
Las principales obras las desarrolló en Costa Rica, pero en Nicaragua muchos depositaban su fe en sus obras milagrosas. Según doña Mina Burgos, cada vez que la religiosa venía a Granada, su ciudad natal, miles de creyentes “venían en romerías a verla. Todos querían conversar con ella, pidiéndole algún milagro, sobre todo de sanación”.
Romero Meneses fue la maestra de piano de doña Mina Burgos cuando ésta tenía 6 años. Doña Mina aseguró que “ella comenzó su obra en roperos que los llenaba de ropa debidamente clasificada para entregársela a los necesitados. En un ropero tenía ropa para niños, en otra tenía para adultos y otro para ancianitos”.
Según doña Mina Burgos y doña Ruth Cuadra de Fuentes, una de las granadinas que logró acopiar gran cantidad de testimonios sobre los milagros de la monjita, Sor María cuando iniciaba su obra en Costa Rica, siempre quedaba viendo un hermoso cafetal plantado frente al colegio María Auxiliadora en San José. “Soñaba que ese terreno lo compraría y haría un santuario, en el que se construiría una capilla a María Auxiliadora, un consultorio médico con su respectiva farmacia y un edificio para alojar la escuela de niñas pobres. Tal sueño lo hizo realidad”.
Sor María Soledad Davilagaribi, de 83 años, comentó en febrero 2001 que trabajó hombro a hombro durante 7 años con la Santa granadina, en San José, Costa Rica.
“Estaba Costa Rica abandonada espiritualmente. Había mucho tugurio que nadie atendía y nadie veía. Ella no aguantaba eso porque Dios la hizo para los pobres. Así fue como comenzó los oratorios. Llegó a tener 58 oratorios en todos los barrios de Costa Rica”, manifestó sor María Soledad.
EL GRAN DIA DE LA BEATIFICACION
 
Sor María Soledad DavilagaribiUna contagiosa manifestación de fe, gran entusiasmo, alegría y devoción mariana desbordó la vigilia que miles de granadinos y grupos de creyentes católicos de diferentes departamentos del país, realizaron desde la noche del 13 de abril 2002 en el Estadio “Roque Tadeo Zavala Sandino”, mostrando al mundo el respeto y el cariño que su pueblo le prodiga a Sor María Romero en el gran día de su beatificación.
La actividad atrajo a miles de granadinos, los que en su mayoría convirtieron el hermoso estadio de Granada en un espacio muy reducido para albergar a tanta gente y sobre todo tantos corazones desbordados de amor y esperanza en los milagros de la Beata nicaragüense que a las 2 de la mañana del 13 de abril fue ascendida por el Papa Juan Pablo II a un paso de la santidad, de la definitiva canonización.
Desde las 5 de la tarde del 13 de abril hasta las 12 del medio día del 14, concluyó la misa concelebrada por 30 sacerdotes, siendo dirigida por monseñor Abelardo Matta, obispo de Estelí.
INCONTABLES MILAGROS
 
Entre los incontables milagros de la monjita granadina, doña Mina Burgos testimonia (diciembre 1993) que en varias ocasiones Sor María atendía gente que le pedía intercediera ante María Auxiliadora y Dios para que les permitieran tener hijos y les concedía tal petición si cumplían con ir a misa por 15 sábados consecutivos y dar una limosna para mantener su obra con los pobres.
“Nadie mejor que doña Maruca Cardenal, que tuvo dos hijos por la gracia de Sor María Romero. También otro ejemplo el de doña Lola Carranza de Argüello, que tuvo el favor milagroso de Sor Romero”, aseguró la señora Burgos.
Doña Ruth Cuadra de Fuentes dio su propio testimonio (diciembre de 1993) de las obras milagrosas de Sor María Romero. “Ella me sanó de un problema de piedras en la vesícula. Ella me dijo, te vas a curar, cuando ni siquiera me imaginaba que fuera santa. Incluso me dijo que no me operara, que sanaría y en tres ocasiones que trate de operarme me sucedieron cosas extrañas que me impedían la operación. Primero fue una bronquitis, luego fue una emergencia familiar y finalmente un accidente de tránsito. En resumen, no me operé y sané de mis dolencias”.
También el hermano de doña Mina (Juan Burgos) fue favorecido con la gracia milagrosa de Sor María, quien lo salvó de una rara enfermedad que le paralizaba la mitad del cuerpo, de la cintura para abajo.
Otro que padecía de la vesícula y fue sanado por Sor Romero, fue don Gustavo Molina Novoa. “No te operes, yo voy a rogar a María Auxiliadora para que te compongas. No te preocupes, andáte tranquilo”, fueron las firmes palabras de la monjita Santa al entonces joven granadino Molina Novoa.
En enero de 1999, don Gustavo Molina nos dijo que padecía de horrendos dolores provocados por piedras en la vesícula, motivo por el cual viajó a Costa Rica, junto con su esposa, hace unos 30 años, en busca del prestigiado médico Antonio Vargas, del Hospital México. El doctor Vargas le orientó inmediata operación para corregir el mal.
“Entonces me acordé de Sor María Romero, que era muy amiga de mi esposa, Olga Tenorio. Le dije a mi señora que fuéramos a ver a la monjita, sin pensar en milagro alguno, ya que había dispuesto someterme a la delicada operación”, manifestó el señor Molina Novoa.
La intención de Molina y su señora era saludar a Sor Romero, pero el comerciante sultaneco decidió contarle lo que lo trajo a Costa Rica y que estaba decidido a operarse, porque los dolores vesiculares “eran terribles. Eso no se lo deseo ni a mi peor enemigo”.
“…Luego que le conté mis penas, ella nos llevó a una capillita para rezarle a María Auxiliadora”, dijo Molina.
La Santa dio un vaso de agua a Molina para que se lo tomara, repitiéndole que no se operara. Desde entonces el dolor que martirizaba al comerciante no ha regresado y no se operó.
“Es hoy y tomo licor, como lo que quiero y nunca me volvió a doler nada”, finalizó Molina Novoa
Quinceañera sanada de leucemia
 
Después de ser desahuciada en una prestigiada clínica especializada de New Orleans, la jovencita Indiana Cuaresma Castrillo, regresó a Nicaragua totalmente angustiada, dispuesta a despedirse de este mundo y aceptar lo que Dios mande. Pero al regresar, sus pasos fueron guiados hasta una vieja amiga de la familia que sería el puente de su salvación.
El 13 de enero de 1994, relató doña Nancy Abea Urbina vda. De Tenorio, de 88 años, que hace aproximadamente unos 20 años, ella se convirtió en el puente de salvación de Indiana, entonces una linda jovencita de 15 años.
Doña Narcy asegura que conoció con la monjita milagrosa desde que ella tenía 7 y Sor Romero 9. “Siempre vi en ella una Bernardita (la santa a quien le apareció la Virgen en Lourdes).
Para doña Narcy, Indiana era como una “amiguita inseparable con la que salía a hacer mis mandados, ella me acompañaba a todas partes. Los doctores dijeron que tenía leucemia sin salvación alguna”.
Doña Narcy alistó sus maletas y fue a buscar a Sor María Romero a San José, Costa Rica. “…tuve que esperar mucho para que me atendiera, porque había gran cantidad de gente antes que yo, a ella la buscaban como si fuera el médico más famoso de la tierra”, recuerda doña Narcy.
“Una vez que Sor Romero me atendió, agarró un algodón, me regala un vasito de agua y me dijo que se lo pusiera. Una vez que regresé a Nicaragua, seguí las instrucciones de mi amiga santa y el mas fiel testimonio lo puede dar Indiana. Ella vive como cualquier otra persona después de 20 años”.
En 1994, a 17 años de su muerte, en misa concelebrada en la Santa Iglesia Catedral, el padre Carlos Aragón, hizo referencia a uno de los mas conocidos milagros de la monjita.
Manifestó el padre Aragón que en una ocasión Sor María Romero tenía frente a sí un compromiso de pagar a cierta persona una deuda de 3 mil colones.
La religiosa le platicó su problema a un grupo de muchachas que la apoyaban en sus obras sociales con los pobres. Entonces nació la idea de salir a recoger en unos sobrecitos el aporte de los cristianos.
Al concluir la jornada, se procedió a contar cada centavo recogido y mayúscula fue la sorpresa de la Santa cuando al sacar el último colón de los sobres éste completaba exactamente la cifra que Sor debía a su acreedor: 3 mil colones.
Las campanitas milagrosas
 
Doña Ruth Cuadra de Fuentes nos narró el poder milagroso de las campanitas italianas que Sor utilizó para llevar adelante su obra pastoral en Costa Rica.
Cuadra dijo que en una ocasión un grupo de muchachos se fue de paseo a Costa Rica. Uno de los muchachos se perdió en un volcán y la madre, muy afligida porque su hijo no aparecía, se fue donde Sor María Romero, quien le obsequió una campanita. La monjita le orientó que la tocara mientras rezaba y que si se rendía en una mano que se la pasara a la otra.
La preocupada madre, llena de fe en Dios y en las campanitas que Sor María le había regalado, tocó y tocó, rezó y rezó, hasta que el muchacho apareció como a las 4 de la mañana del siguiente día. El jovencito dijo a su madre que se había perdido en el bosque y que había optado por subir a un árbol a dormir, evadiendo a los animales salvajes.
El agua milagrosa
 
Al centro Sor-Maria Romero Meneses.Foto-familiarRelataba doña Ruth Cuadra, que en una de tantas, Sor María no tenía ni un solo centavo y “se fue a hablarle a la Virgen. Le dijo: Bueno, vos me tenés que dar algo para que yo pueda conseguir dinero. La Virgen le dijo que ocupara el agua del chorro que queda frente a la capilla que esa aguita la iba a curar”.
La prueba para el agua llegó de inmediato. Sor María iba con unos chavalos a catequizar los domingos. Llegó la hermanita de uno de ellos a decirle a Sor María que su hermano no podía llegar porque estaba con una calentura altísima. Sor María le dijo a la niña: “Llevate esta aguita, dásela a tu hermano y veras que se va a curar y va a venir el domingo”. Efectivamente, el domingo “el chavalo estaba ahí, dando su clase de catecismo.
En los relatos que doña Ruth nos hiciera el 10 de enero 2002, recordó un poco sobre el último milagro que se hizo llegar al Papa. Es el de una jovencita que estaba por alumbrar una niña y los ultrasonidos que se había tomado le indicaban que nacería con labio leporino y pidieron a Sor María porque la niña naciera sana.
“La parturienta y su madre tenían una fe tan grande en Sor Romero, que llegan a decir que la niña va a nacer bien, pues vamos a comenzar a pedirle a Sor Romero…Ellas basadas en su fe en Sor María, cuando va a ser el parto dicen: que vengan los médicos porque queremos que los médicos vean este nacimiento. Llegan los médicos y nace la niña perfecta, con sus labios sanitos”, relato Cuadra Fuentes.
La fama de santidad y milagros de Sor Marìa Romero se propagaron en Costa Rica de una forma un tanto silenciosa, pero se hacìa sentir entre los más humildes. Ella trabajaba con jóvenes catequistas a las que enviaba en misiones a lugares difíciles, donde se las ingeniaban para salir adelante. Cuenta doña Ruth que en una ocasión mandó a un grupo de muchachas a la zona rural, donde tuvieron que dormir en una caballeriza.
El dueño de la granja les dijo que solo tenía la caballeriza y que podían dormir sobre la paja, y las muchachas, ansiosas de aventuras juveniles, aceptaron gustosamente la oferta. Cuando se iban a acostar escucharon un ruido extraño, pero no les quitó el sueño, durmieron plácidamente hasta el amanecer. Las señoritas se marcharon del lugar y regresaron al Convento.
A los 8 días llegó donde Sor María el propietario de la finca, muy asustado, diciéndole que las niñas habían dormido sobre unido de serpientes. El granjero juró que había limpiado el lugar antes de que las jóvenes catequistas se acostaran y no había nada. Esto es atribuido a un ángel guardián de las niñas, llamado Sor María Romero.
Sor Mercedes Mondragón relató el 27 de marzo 2002, que los milagros de Sor María son tan innumerables que “uno no cabría nunca de contarlos. Una vez Sor María estaba pidiendo a la Virgen que le curara a un niño que había nacido bien de los ojitos, pero una pedrada de un hermanito lo dejó ciego”.
“Como la Virgen se dilataba a darle respuesta, entonces le amaró los ojos a la imagen de la Virgen y le dijo: No te voy a soltar hasta que tu me hagas que ese niño vea, para que sientas que horrible es haber visto y no ver ahora”, relató Sor Mercedes. Agregó que a la semana siguiente la mamá llegó con el niño ya bien restablecido. Entonces le dijo a la mamá: vaya a quitarle la venda que tiene en los ojos la imagen de la Virgen.
 
Testimonios de sanación el día de la Beatificación
 
El señor Freddy Martínez Cuadra, conocido fotógrafo de esta ciudad de Granda, dio su testimonio de las gracias recibidas por Sor María Romero. Según Martínez Cuadra, hace 9 años fue atacado por una enfermedad llamada pancreatitis, por lo que le prohibieron el licor. No hizo caso y siguió la farra. Volvió a recaer y esta vez le prohibieron el licor y el cigarro.
“No hago caso. Solo dejo de beber dos meses. Dejo el cigarro. La enfermedad me ataca nuevamente. Esta vez es muy grave, tan grave que el doctor Luis Mariano Cerda, el que me operó dijo a mi familia que no tenía salvación, mis días estaban contaditos. Mi familia hasta alistó la caja, porque no me daban ni una esperanza de vida”, expresó Freddy.
Resulta que el señor Martínez dice que estaba en su lecho de enfermo y se moría de la sed. Pidió agua y le dijeron que no porque el doctor se lo había prohibido. La esposa de Martínez, entonces pensó en ir a la casa natal de Sor María Romero, a la capilla y consiguió una botellita de agua bendita de la santa granadina. Freddy le dijo que por favor le mojara aunque sea los labios y lo hizo.
En un momento de descuido el señor Martínez se lanza en pos de la botellita, como demedio litro, y se lo lanza hasta el fondo. El médico se enojó por tal desobediencia “porque decía que podía ser muy peligroso, podía fallece más rápido. La sorpresa de todos es que al siguiente día les digo que ya me voy, que dejaré el hospital porque me sentía bien”.
Carlos Barberena Dominguez, de 72 años, conocido cariñosamente como “Caman Boy”, dijo que Sor María le hizo el milagro de sanar a un sobrino que reside en los Estados Unidos.
“Es un sobrino político que vive en Los Angeles. Se fue a operar y lo volvieron a operar porque estalló la herida y lo mandrón a la casa dándole 6 meses de vida. Yo estuve poniéndole veladoras a Sor María Romero y después me dijeron que nada tenía, que había sanado completamente. Lo examinaron y no tiene nada, nada, nada, ni seña del cáncer…”.
Doña Carmen Martínez Mayorga, de 52 años, proveniente de la Isla de Ometepe, dijo que llegó a la vigilia “porque recibí un milagro. Yo tenía en el pie derecho un espolón y me habían tomado placas y todo. Me salía un hueso en el talón. El doctor me había dicho que me tenía que operar…”
“En esos días vino una amiga isleña que tenía cáncer, ella se llama Melania Avellán y era devota de María Auxiliadora. Fue allá, en Costa Rica, a la casa de sor María y trajo agua bendita y entonces me dio para que yo me echara en el pie. Me dijo la oración que tenía que decir que es: Pon tu mano madre mía, antes quela mía. Yo empecé con fe a echarme el agua incesantemente y hasta hoy yo estoy bien de mi pie. No tuve necesidad de operarme”.
Los milagros que van a Roma
 
En julio 2003, Sor María Lourdes Argüello, quien vino a Granada acompañando al coro de las ex alumnas del colegio María Auxiliadora de Costa Rica, nos relató dos de los cuatro grandes milagros que van para Roma y que uno de ellos será escogido como requisito final para la canonización de Romero.
“A un niño de 8 años, de Orosí, un pueblecito de Costa Rica, le dio una hemorragia cerebral, estaba en estado de coma, y con 20 días en cuidados intensivos en el Hospital de niños, en San José. Una ex alumna vio a la familia angustiada y se le acercó para preguntarle que tenía y le contaron lo de la hemorragia…”, dijo Sor María Lourdes.
Continuó diciendo que la ex alumna les preguntó si conocían a Sor María Romero y le dijeron que no, pero “ella les hablo de Sor María y les dio la oración que acabamos de rezar y el agua bendita para que le dieran al niño. La mamá comenzó a rezar la oración y darle gotitas de agua al niño…”.
Después, como a los 3 días de que la mamá rezaba la oración “y el niño que estaba en estado de coma, le dijo: mami, dice Sor María que mueva los pies y las manos. La mamá hasta se descompuso del susto. El niño comenzó a moverse, se sentó en la cama y a los 3 días le dieron salida”.
“Ahora está perfecto, perfecto el niño. Es uno de los mejores de su clase, en tercer grado. El niño se llama Gabriel Campos”, indicó la religiosa salesiana.
Otro de los cuatro milagros narrados por Sor María Lourdes Argûello, es el de Rocío Valverde quien estaba con un cáncer regado en el cuerpo y “fue con nosotros a la beatificación de Sor María, en Roma. Le pedimos que fuera. A ella le parecía imposible porque ya no podía caminar, ya se le había caído todo el pelo por la quimioterapia y estaba en estado muy delicado”.
Agrega que la enferma “se fue. Al fin, el esposo le dijo que fuera. La acompañó una hija como para darle el último gozo. Llegó muy mal, pero a los poquitos días ya estaba bien. Regresó alegre. Pasó toda la temporada, de los 11 días que estuvimos, muy contenta, muy alegre y siempre tomando sus medicamentos…”
Llamó la atención de la familia de Rocío “que apenas vino aquí comenzó a mejorar y a mejorar. Hasta que el médico le dijo que se fuera hacer los exámenes y salió negativo todo. Tenía como 30 tumores cancerosos, estaban en las últimas. El médico le dijo que tenía 7 pacientes iguales a ella y ahora no existe ninguno. Todos murieron”.
Según Sor Lourdes, el médico le dijo a su paciente: “Lo de usted está por encima de la ciencia”. Indica que “el médico era protestante. Ella le explicó al doctor lo de la iglesia católica y que se necesitaba que dijera que era un milagro”. El médico protestante no dudo en certificar que lo ocurrido a Rocío no podía ser otra cosa que ¡un milagro!.
Quien suscribe estas líneas también agradece a Sor María Romero por haber sanado a uno de mis hijos.
PREDICCIONES
 
Sor María Romero Meneses, predijo el terremoto que destruyó Managua, ciudad capital el 22 de diciembre de 1972. Diez días antes de la catástrofe, se lo dijo a Pablo Antonio Cuadra para que lo hiciera público en el diario La Prensa, “pero Pablo Antonio no lo publicó por temor a que lo calificaran de loco”, dijo doña Ruth Cuadra de Fuentes.

Relata doña Ruth Cuadra que cuando la guerra contra Somoza, Sor Marìa recomendó a su hermana Pastora Romero que se fuera a Granada “porque ahí no iba a pasar nada”. Efectivamente, no pasò nada si se compara con las bombas de 500 libras lanzadas contra ciudades como Managua, Masaya, Estelí y Matagalpa.

 

  1. Tania Baldizon 17 abril, 2016, 6:57 pm

    Hola hermanos, quiero compartir con todos un maravilloso milagro de tres vidas, mi hermana embarazada con dos lindos morochos quien fue descartada por completo toda posibilidad de vivir con sus bebes en ultimo trimestre por colapsar un pulmón, tener antecedentes de preclancia,Y ser cardiópata. sin saber fuimos a emergencia a sala de hospital de Rivas con chicungunya razón por que se ingreso sin saber que su corazón ya no estaba respondiendo a punto de pasar aun ventilador y trasladada a UCI el mismo día , posterior a esto se traslado a Managua por casi mes y medio con la fe puesta a ciegas en la reliquia de sor María y su oración con el aguaita milagrosa que de alguna manera buscaba como dársela en uci invocando a cada momento con fe a mi santita que diera una nueva vida a ella y sus bebes, a pesar que cada di LOS MEDICO ME DABAN MENOS ESPERANZAS DE VIDA YO ME REFUGIE Y CONFIE EN SU GRAN PODER DE INTERSECION ANTE NUESTRA REYNA MARIA AUXILIADORA quien nunca nos abandona, escucho mi suplica dándole fuerzas a su corazón para medio estabilizarla e intervenirla con neumonía y problemas además de circulación,creatinina y una mala bacteria adquirida en sala de uci,soportando asi también un paro cardiaco después de ser intervenida en cesárea logro superar todas las enfermedades por gracia de nuestra santita con su milagrosa agua, gracias sor María por ese inmenso corazón y escuchar mi clamor y tener a mis sobrinitos con vida durante todas las enfermedades que mi hermana enfrento y supero por tu intercesión ante la madre.GRACIAS POR ESCUCHARME!!!!!!!SOR MARIA ,SIEMPRE ESPERE UN MILAGRO Y ME REGALO TRES VIDAS….NUNCA PERDAMOS LA FE Y LA ESPERANZA.

    Responder
  2. Yo ruego a sor maria romero, por la sanacion de mi nietecita javierita.ella nacio con diabetes es insulino dependiente, y ahora esta esperando ser operada del corazon, mi niñita pasa siempre de medico en medico desde que nacio, javierita tiene10 años, y quisiera saber como puedo darle el agua milagrosa, para que ella sane. Gracias de antemano y si pueden orar por ella .

    Responder
  3. Mauricio Chavarría 9 julio, 2016, 1:23 pm

    Gloria a Dios por darnos a Sor Maria para interceder ante el por nuestros problemas. MADRE MÍA PON TU MANO ANTES QUE LA MÍA. AMÉN.

    Responder
  4. sor maria tepido por mi salud que tu me la con seda a trasve de ti que sane mi en fermeda que tengo a yudame q pueda sarme pídale a virgen maria san tisisima pueda obtener este milagro saname tu sabe sor maria que mepasa interceda por mi por mi salud.

    Responder
  5. Karen Palomino 14 enero, 2017, 7:07 pm

    Pon tu Mano madre mia, pon tu mano en el corazón y arterias de mi madre Jacqueline Palomino antes que la mía, para que no necesite operarse y se cure de las obstrucciones que tienes en sus arterias y vasos del corazon, interceda por la sanación de mi madre Sor María te Lo suplico..

    Responder
  6. Quiero compartir un milagro de Sor Maria Romero, nuestra amorosa Beata, quien intercedio con Maria Auxiliadora y Jesus Sacramentado para que a mi mama no la operaran a corazon abierto por tener obstruidas las arterias del corazon, sino que escuchamos la opinion de otro medico que pudo salvarle la arteria principal a traves de una angioplastia que fue el 26/03/17, desde entonces mi mamá esta recuperandose y esta super bien, ahora va empezar su terapia de rehabilitación!!!y esta sana y feliz!!gracias a nuestro Maria la Virgen, Jesús y Sor Maria Romero!!!!Gracias Madre Mia, Gracias mi Beata Sor Maria Romero!!!!

    Responder
  7. Tatiana Auxiliadora 29 junio, 2017, 6:11 pm

    Hola: Yo deseo compartir milagros que por medio de la Santita Sor María e vivido en mi familia y trabajo. mi abuelo tubo cancer de piel muy desesperados mi padre porque no sanaba y gastaban mucho dinero y no sanaba ni se detenia, mi madre tiene mucha fe al agua de La Virgen que le dio a Sor Maria, y padre desesperado fue a la Casa de la Virgen le dio la campanita a mi abuelo y el agua y mi abuelo se sano. una amiga tenia a su hermano grave del corazon un dia fuimos a casa de la Virgen en San Jose trajo agua le dio a berber y el milagro ocurrio le dio un dolor muy fuerte en su brazo fue a otro medico ya que tres le indicaron era grave el daño en su corazon, pero al realizarle todas los examenes le dice esta sano. luego un amigo unas personas quieren acusarlo e inculparlo de cosas no a hecho fue desesperada y triste a la casa de la Virgen le traje agua a mi amigo una reliquia de sor Maria Romero me dio una mongita que fue testigo de la agustia me envargaba, ella me dijo que la requia el dia que los abogados se iban a presentar de ambas parte tubiera muy serca la reliquia y paso el milagro no puedieron en eso momento bases para acusarlo.

    Responder
  8. Melvin de Jesus 18 julio, 2017, 1:56 am

    En el año aproximadamente 2009 estando con un problema en
    La rodilla izquierda se me detectó
    Un quizte de cuatro milímetros al ponerme de rodillas o bien cuando hacía alguna actividad
    Resulta que empecé los análisis y en un ultra sonido efectivamente un quizte y era de cirugía no existía otra alternativa
    Antes yo asistía a la iglesia en donde están las reliquias de Sor María Romero yo oraba y tomaba del agua conocí a una hermana sor Isabel y le contaba mis angustias y lo que se me iva a practicar en mi rodilla
    Llego el día un miércoles me alisté antes compre una stampa de Sor y mi fe en que todo iva a salir bien
    Me pusieron la ropa de color verde llegue a la sala antes hice una oración de la stampa y estaba asustado
    Me pregunta el médico Melvin te voy a sacar eliminar el quizte como se muestra en el ultra sonido muy bien te dormiremos medio cuerpo así fue al momento de que se me hace la cirugía me pregunta el
    Dr nuevamente es tu rodilla izquierda un quizte y si le digo
    Pues no se qué pasó pero te hice la incisión y no veo nada ya el quiste no está te reviso y no la veo
    Me volvió a cerrar la incisión
    Y listo yo dejo esto como
    Testimonio de que Sor es una Santa y intervino para mi operación ya se envió a Roma y está anotado

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.